Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General  —  Etiquetas:   —  Galemys S.L.  —  30/06/2014 8:24

Con el empuje que está viviendo la agricultura de ocio, mucha gente está empezando a interesarse por el cultivo de plantas aromáticas en la huerta. Fragancias tan características como la lavanda (Lavandula officinalis) son de las más exitosas. Hoy en día, es una de las más empleadas, ya sea para utilizar en perfumería, productos de limpieza o ambientadores.

Tradicionalmente, también se ha utilizado en medicina para tratamientos diversos: antiespasmódico, antiséptico, analgésico, diurético, diarreas, quemaduras y picaduras de insectos…Además, tiene usos culinarios, algunos de ellos “indirectos”, como por ejemplo el que realizan los apicultores, que colocan lavanda cerca de las colmenas, de modo que las abejas al ir en busca del néctar incorporan su esencia a la miel.

Pero como ya hemos dicho, su uso más extendido se debe a su aroma. Para conseguirlo es necesario extraer, mediante un proceso largo y complicado, el aceite esencial de la planta. Este es un líquido incoloro, amarillo o amarillo-verdoso y su calidad dependerá por un lado de la propia planta que se utilice y por otro de la técnica que se emplee. La cantidad de planta necesaria es muy elevada, aunque depende de las características específicas de cada zona. Como promedio se consiguen los siguientes rendimientos: se recolectan alrededor de 2.000-3.500 kg de material fresco o lo que viene a ser 400-700 kg de flores secas por hectárea. El material fresco tiene un 0.5-1% de aceite esencial y la flor seca alrededor del 4%. Por lo tanto, se puede obtener 15-35 kg de esencia por hectárea. Reflejo de esa restricción son los grandes campos en los que se cultiva únicamente lavanda, como los de la Provenza francesa.

En casa también podemos elaborar aceite de lavanda de una forma sencilla, que aunque no es igual al aceite esencial que se vende en herboristerías, nos sirve perfectamente para dar masajes, como ambientador o para hacer jabón de lavanda. Solo se necesitan flores de lavanda secas y aceite de almendras o de oliva. En el siguiente enlace se indican los pasos a seguir:

http://belleza.uncomo.com/articulo/como-hacer-aceite-de-lavanda-casero-22915.html

 

Share

No hay comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *