Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General  —  Etiquetas: ,   —  Galemys S.L.  —  23/06/2014 13:27

La hortoterapia está de moda gracias al valor terapéutico de las plantas para mejorar las capacidades físicas, psíquicas, cognitivas y sociales de las personas. Por ello, cada vez más residencias de la tercera edad, centros sanitarios y asociaciones que trabajan con colectivos por la integración social, capacitación y formación de colectivos en riesgo de exclusión social, entre otros, incluyen un huerto en sus instalaciones, ya sea un terreno, mesas de cultivo, o huertos diseñados en altura, que facilitan el trabajo a pacientes con movilidad reducida.

Cultivar un huerto nos ayuda a mantenernos físicamente activos, fomentando las salidas a espacios exteriores y creando hábitos saludables. Tener un ser vivo a nuestro cargo, que requiere de cuidados como poda, riego, abonado, etc. favorece la autonomía y autorrealización de las personas. Ver cómo brota una planta de una humilde semilla u observar cómo crece una flor a partir de la cual surgirá una pequeña hortaliza ilusiona y rompe la rutina del día a día. Así mismo, oler, tocar y/o saborear activa nuestros sentidos. Aprender nuevas técnicas de trabajo, como las de la agricultura ecológica, o recordar conocimientos agrícolas activa la memoria y nos mantiene al día. En algunos casos, puede ayudar en la orientación laboral, facilitando conocimientos y experiencia en este campo. Además, en huertos colectivos los vínculos que se crean entre los diferentes usuarios/as es una forma ideal de socializar a las personas, limitando el aislamiento al que muchas veces están expuestas.

A continuación mostramos algunos ejemplos: en Logroño han destinado 2 parcelas de 250 m2 cada una, a entidades que trabajan con personas sin hogar y/o con menores en riesgo de exclusión social. En Madrid, una asociación que trabaja el tema de las adicciones realiza actividades en las huertas del Retiro. Además, en varias huertas urbanas se han instalado mesas de cultivo para permitir el acceso a personas con movilidad reducida, y también están adaptadas a personas con visibilidad reducida. En Vitoria-Gasteiz, el CEA desarrolla un proyecto en colaboración con Itxaropena (una asociación que trabaja con personas con visibilidad reducida), en las huertas de Olarizu con bancales y señalización en braille.

La huerta constituye una herramienta muy útil que contribuye a mejorar la salud de las personas en un sentido amplio. Y no debemos olvidarnos de algo no menos importante: ¡proporciona alimentos naturales y ecológicos producidos por ellos/as mismos/as!

Share

No hay comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *