Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General,Técnicas de cultivo  —  Etiquetas: ,   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  19/05/2014 13:50

Como el clima no juega de nuestro lado en nuestra región, siempre buscamos técnicas en las que le ganamos un par de meses al invierno y a veces nos basta con un par de semanas. Por eso la técnica de la cama caliente como semillero es una magnifica oportunidad que tenemos para ganar tiempo y conseguir que nuestras semillas germinen con una temperatura de la tierra superior a 18 grados.

Este tipo de práctica se realiza en zonas o regiones donde la temperatura es muy fría, de esta manera al utilizar este método obtendremos los cultivos de una forma rápida y adecuada, con temperatura óptima para la germinación de semillas y su próximo cultivo.

La temperatura que se obtiene con el uso de cajoneras con tapas y estiércol con pasto, es de 19-24ºC, en época invernal, se aconseja prepararlo a fines de otoño, la cama caliente durará 12 meses, para renovarlo sólo se debe cambiar el estiércol viejo y reutilizar. Se utiliza esta técnica en zonas frías australes, ya que se pueden cosechar por medio de plantines, ubicándolos directamente en las camas y así obtener cosechas tempranas. Es un recurso fácil y económico, sólo basta con utilizar estiércol de caballo o el elegido y pasto o deshechos vegetales.

 

CONSTRUCCIÓN DE LA CAMA

Se utilizará una cajonera grande de 80cm de profundidad por el largo deseado, y aproximadamente 70cm de ancho, puede sustituirse el cajón por un pozo en tierra directamente, colocando como pared del pozo tablones finos de madera, cubrir la base con arena o viruta de madera, luego intercalar estiércol fresco de animales, con el resto de material vegetal, hacer capas humedeciéndolas, hasta llegar a cubrir 50cm de altura. Luego cubrir con 10cm de arena, 10cm de compost o tierra fértil, si es posible con lombrices, por último cubrir con polietileno grueso.

Para saber la temperatura exacta es preferible medirla con un termómetro, así no fracasará la siembra con temperaturas no favorables para el cultivo o la germinación. No olvides humedecer periódicamente la cama, no sobrepases con el riego, éste hace que la temperatura descienda.

Si la temperatura dentro del cajón es elevada, puedes dejar abierto al aire libre la cajonera, por unas horas y medir la temperatura resultante.

                                   

Share

No hay comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *