Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General,Materiales didácticos  —  Etiquetas:   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  31/03/2014 11:23

Desde hace generaciones los agricultores han ido intercambiando y guardando sus propias semillas, manteniendo así las variedades autóctonas y creando una diversidad biológica importante. La importancia de la conservación de nuestras semillas esta infravalorada, pero es lo que nos ha permitido hasta ahora mantener las variedades de cultivo de la región. La modernización de la agricultura ha acarreado una perdida de la agricultura tradicional y con ello se ha perdido la costumbre de mantener las variedades locales y se accede más que nunca a la compra de variedades, en muchos casos modificados genéticamente, que prohíben mediante la patente de esas variedades su resiembra, asegurándose así la compra anual de sus semillas.

Aun así hay nuevos agricultores con una mayor conciencia ecológica y nacen cada vez más iniciativas como la de la red de semillas, una organización dedicada a promover la resiembra y la conservación de la diversidad agrícola. Entre la sociedad de consumidores también crece la demanda de productos ecológicos ya que la preocupación por mantener una dieta sana y respetuosa con el medio va en aumento.

Por eso es importante que a nivel local se empiecen a reutilizar especies autóctonas que recuperen las variedades locales. Es importante que se conozcan los métodos de extracción y conservación de semillas, por eso a continuación damos unas pequeñas pautas para ello:

 

RECOLECCION:

Llegado el cultivo a sus últimas fases, comienzan las tareas específicas de recolección que influyen de gran manera en la producción y calidad de las semillas. La maduración de las semillas se ve acelerada por el tiempo seco, con temperaturas moderadamente altas y humedad baja; por contra el tiempo húmedo con temperaturas bajas y humedad alta alarga la maduración. La recolección temprana detiene el proceso de maduración y puede afectar negativamente la calidad de la semilla; la recolección tardía aumenta los rendimientos en semilla, pero aumentan también las pérdidas desde el momento en que se alcanza la madurez óptima.

En frutos secos se incluyen los que se recogen de vainas o de infrutescencia. La recolección comienza con la siega de la infrutescencia, normalmente se corta la mayor parte de la planta y se deja secar antes de extraer la semilla.

En frutos carnosos, la recolección y extracción de las semillas admite más posibilidades, los frutos se pueden secar antes de extraer la semilla o se puede hacer una extracción húmeda.

La extracción húmeda, es frecuente en cucurbitáceas y solanáceas, puede ser con maceración de todo el fruto como en sandía, tomate, pepino, berenjena; o por extracción directa de las semillas como en melón, calabazas y pimientos. Después siempre hay una fase de lavado con agua corriente para separar la piel de la pulpa, sobre un tamiz se retienen las semillas.

 

ALMACENAMIENTO:

Después de secas las semillas, es necesario conservarlas con las máximas garantías para asegurar el poder germinativo. El almacenamiento representa el nexo de unión entre años, cultivos y generaciones. Puede ser corto, de algunas semanas o hasta la época de siembra, o para diversos años.

Depende de las condiciones de almacenamiento de las semillas pueden tener un periodo de duración máximo para una capacidad germinativa aceptable.

 

 SUBSTRATOS DE PLANTACION:

Hay plantas que de forma natural germinarían sobre hojas en descomposición, sobre arena, sobre arcillas húmedas, o sobre otras plantas vivas. Cada una necesitará un substrato totalmente distinto. Es por ello que, dependiendo de la elección de los materiales elegidos para hacer el substrato y de su manejo posterior, tendremos mayor o menor éxito en la nascencia de nuestras plantas. Una parte importante de la producción de plantas hortícolas se produce en viveros, y para ello se utilizan substratos para obtener un medio con las características físicas y químicas deseadas. Definimos el substrato en términos viverísticos como aquel o aquellos materiales que nos van a servir de soporte y alimento de la planta durante su desarrollo inicial. Las raíces surgirán y se desarrollarán en él.

 

Más informacion:

http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/1337160921semillas_baja.pdf

Share

No hay comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *