Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: Noticias  —  Etiquetas:   —  CEA  —  07/05/2015 14:02

” Un Huerto y Un Jardín: Un Estilo de Vida Saludable”  es uno de los proyectos que es está llevando a cabo en San Juan de Dios- Servicios SocioSanitarios de Esplugues de Llobregat.

Se trata de una organización sociosanitaria orientada a prestar atención integral a personas que necesitan ayuda por el hecho de tener limitada su autonomía, ya sea por pérdida de capacidad física, psíquica o intelectual.

El proyecto consiste en construir un huerto terapéutico para que lo cuiden los residentes de un Hogar-Residencia que ofrece vivienda a pacientes con trastorno mental, pero que poseen un grado de autonomía aceptable y habilidades suficientes.El centro dispone de un espacio exterior actualmente sin uso, que se destinará al huerto.Para el desarrollo del proyecto se cuenta con la colaboración de dos alumnos de Ingeniería Agricola interesados en el estudio de los huertos terapéuticos.Se espera que durante este segundo trimestre del año en curso, el huerto sea una realidad.

En el mes de Marzo se instalaron dos compostadores y se realizó la formación a las monitoras del Hogar-Residencia, así como a voluntarios y residentes.Se ha podido constatar que hacer partícipes a los internos en todas las fases del proyecto, estimula su motivación y favorece que se involucren de forma activa en el mismo.

Cuidar de un huerto es un recurso de gran utilidad terapéutica para las personas con trastorno mental ya que les ayuda a adquirir  comportamientos responsables, tanto hacia sí mismos como con su entorno y mejora su calidad de vida. Al mismo tiempo, es una actividad muy gratificante para los residentes porque les hace sentir que son personas autónomas, útiles y les permite experimentar que su esfuerzo y dedicación dan su fruto.

INFORMACIÓN OBTENIDA BOLETÍN21_COMPOSTA EN RED.

 

Share
Categorías: General  —  Etiquetas: ,   —  Galemys S.L.  —  23/06/2014 13:27

La hortoterapia está de moda gracias al valor terapéutico de las plantas para mejorar las capacidades físicas, psíquicas, cognitivas y sociales de las personas. Por ello, cada vez más residencias de la tercera edad, centros sanitarios y asociaciones que trabajan con colectivos por la integración social, capacitación y formación de colectivos en riesgo de exclusión social, entre otros, incluyen un huerto en sus instalaciones, ya sea un terreno, mesas de cultivo, o huertos diseñados en altura, que facilitan el trabajo a pacientes con movilidad reducida.

Cultivar un huerto nos ayuda a mantenernos físicamente activos, fomentando las salidas a espacios exteriores y creando hábitos saludables. Tener un ser vivo a nuestro cargo, que requiere de cuidados como poda, riego, abonado, etc. favorece la autonomía y autorrealización de las personas. Ver cómo brota una planta de una humilde semilla u observar cómo crece una flor a partir de la cual surgirá una pequeña hortaliza ilusiona y rompe la rutina del día a día. Así mismo, oler, tocar y/o saborear activa nuestros sentidos. Aprender nuevas técnicas de trabajo, como las de la agricultura ecológica, o recordar conocimientos agrícolas activa la memoria y nos mantiene al día. En algunos casos, puede ayudar en la orientación laboral, facilitando conocimientos y experiencia en este campo. Además, en huertos colectivos los vínculos que se crean entre los diferentes usuarios/as es una forma ideal de socializar a las personas, limitando el aislamiento al que muchas veces están expuestas.

A continuación mostramos algunos ejemplos: en Logroño han destinado 2 parcelas de 250 m2 cada una, a entidades que trabajan con personas sin hogar y/o con menores en riesgo de exclusión social. En Madrid, una asociación que trabaja el tema de las adicciones realiza actividades en las huertas del Retiro. Además, en varias huertas urbanas se han instalado mesas de cultivo para permitir el acceso a personas con movilidad reducida, y también están adaptadas a personas con visibilidad reducida. En Vitoria-Gasteiz, el CEA desarrolla un proyecto en colaboración con Itxaropena (una asociación que trabaja con personas con visibilidad reducida), en las huertas de Olarizu con bancales y señalización en braille.

La huerta constituye una herramienta muy útil que contribuye a mejorar la salud de las personas en un sentido amplio. Y no debemos olvidarnos de algo no menos importante: ¡proporciona alimentos naturales y ecológicos producidos por ellos/as mismos/as!

Share