Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General  —  Etiquetas:   —  CEA  —  24/04/2015 10:08

Despúes de un duro invierno por fin llega el momento de los semilleros.Estamos a pleno rendimiento en las huertas de Abetxuco y Olarizu, pimientos, calabacines, betarragas, flores…todo para que nuestra cosecha sea de los más variada.

Si aún no habéis comenzado, estáis a tiempo.

Share
Categorías: General  —  Etiquetas: ,   —  Galemys S.L.  —  23/07/2014 10:02

El trabajo en la huerta requiere del uso de herramientas que ayudan a realizar el trabajo de forma más efectiva y llevadera.  Algunas de las más comunes son la laya, la azada, el garfio-aireador, el cultivador, el rastrillo, la pala, la carretilla y la regadera.

No hay que olvidar la importancia que posee el cuidado de las herramientas para su buena conservación. Por ello, después de utilizarlas siempre hay que limpiarlas y guardarlas secas. Además, algunas necesitan ser afiladas de vez en cuando.

Pero si además, se desea aprovechar las herramientas viejas y rotas, adaptar las herramientas a las necesidades particulares o simplemente ahorrar un dinerillo… se puede optar por fabricar herramientas propias en lugar de comprarlas y en ocasiones usar como materiales dichos “residuos”. De esta manera también aplicaremos nuestro ingenio y experiencia, aumentado nuestra autosuficiencia en la huerta.

Por ejemplo a una vieja reja, en lugar de tirarla al vertedero, se le puede dar una nueva vida  transformándola en una laya, como se muestra en la siguiente web:

http://floranopolis.blogspot.com.es/p/herramientas-huerteras.html

O una bici en desuso puede convertirse en un cómodo y manejable arado:

http://www.youtube.com/watch?v=HqSzrS6ksUM

También en la siguiente página web encontrarás una guía práctica para fabricar herramientas con diferente grado de dificultad: http://inta.gob.ar/documentos/fabricacion-casera-de-herramientas-e-implementos-para-la-huerta/

Share
Categorías: General  —  Etiquetas: , ,   —  Galemys S.L.  —  22/07/2014 8:54

A la hora de poner en marcha una huerta es necesario tener en cuenta un factor indispensable: la disponibilidad de agua.

Las fuentes de suministro son variadas: ríos, canales, charcas, estanques, depósitos de agua de lluvia, manantiales, pozos… Unas son naturales y otras artificiales. La presencia de agua también propiciará un aumento de la biodiversidad en ese entorno, ya que atraerá a fauna diversa. En cualquier caso hay que tener en cuenta la distancia a la que se encuentre el punto de agua, ya que es inevitable transportarla hasta la huerta, lo que supone tiempo y a veces, dinero. La cantidad de agua de que se disponga también condiciona el tipo de cultivo que se elija y la cantidad que se cultive.

La forma de extraer el agua también es variable. La más sencilla es sacar el agua con cubo o regadera o conectarse a un grifo, si éste existe.  Pero a menudo es necesario recurrir al uso de algún tipo de bomba.

                                                                                               Rasbak

El último paso es el riego, para el que también se cuenta con diferentes modalidades:

  • El riego manual, mediante regadera o manguera, es el mejor si se realiza correctamente y sirve para pequeños terrenos.
  • El riego gravitacional consiste en llevar el agua a la parcela por tuberías o por una red de canales y acequias donde el agua circula por gravedad, produciéndose al mismo tiempo la distribución del agua en la parcela y la infiltración de la misma en el suelo. Requiere que la parcela esté nivelada, alto consumo de agua y mano de obra y puede ocasionar pérdidas de suelo por erosión.
  • Los sistemas a presión son dos principalmente:
    • por aspersión. Se utilizan aspersores rotativos fijos o móviles que esparcen el agua en forma de lluvia.
    • por goteo. Este método es por mangueras o tubos fijos con goteros intercalados cada 30 o 40 cm, goteando el agua solo en los sitios necesarios.

Ambos requieren inversión cuando se instalan, pero poca mano de obra durante su uso. Pueden ser automáticos, ya que es posible utilizar programadores, lo cual es muy útil sobre todo en periodos vacacionales. No obstante, el segundo ofrece una gran ventaja respecto al primero: proporciona un gran ahorro de agua ya que el caudal necesario es pequeño. Además con el riego por aspersión se mojan las hojas y frutos y se favorece el desarrollo de hongos. En la siguiente página web se explica cómo instalar el riego por goteo: http://www.magrama.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/revistas/pdf_Ferti%2FFerti_2002_9_30_31.pdf

Por otro lado, en caso de practicar la horticultura en una terraza o balcón, se puede utilizar agua del grifo o bien aprovechar el agua de lluvia almacenándola. Puedes ver cómo hacerlo en: http://www.youtube.com/watch?v=n3Ox1ukTlHE

Share
Categorías: General  —  Etiquetas: , ,   —  Galemys S.L.  —  18/07/2014 14:21

El mundo de la huerta se acerca cada día más al de la hostelería y cada vez son más los restaurantes que disponen de una huerta propia para llevar a sus cocinas y de ahí a la mesa, productos frescos, de temporada y locales. Y como cabe esperar, la mayor parte practican la agricultura ecológica.
Se trata de una modalidad más de huerto urbano, pero que en lugar de tener como objetivo el autoconsumo doméstico, consiste en autoabastecer un negocio, aportando un valor añadido de calidad y frescura. De esta manera, a pesar de que habitualmente no resulta rentable económicamente, se consigue fidelizar al cliente, porque valora el producto.
En algunos de ellos, los clientes pueden acercarse a la huerta y ver el lugar donde se cultivan los productos que se sirven en el restaurante e incluso comprar algunas verduras y hortalizas si lo desean. Aunque no siempre poseen la huerta en un terreno adyacente al restaurante y propio, ya que algunos se unen a proyectos de huertos compartidos y pagan un alquiler.
Restaurantes pioneros en España son El Casals (Sagás, Barcelona), Coque (Humanes, Madrid), El Faro del Puerto (El Puerto de Santa María, Cádiz), o Bedua (Zumaia, Guipúzcoa).
También en la cocina televisiva está de moda. Prueba de ello es el famoso chef Arguiñano que en múltiples ocasiones menciona y aparece en su huerta de Orio.

 

 

En Vitoria-Gasteiz el ejemplo lo tenemos en el Jardín de Falerina.
Esta tendencia es afín a la de los restaurantes “kilómetro 0”, promovida por la organización SlowFood, que aún va más allá, ya que para que un chef obtenga dicha acreditación debe cumplir varias premisas, entre las que destacan el compromiso de comprar alimentos a productores dentro de un radio inferior a 100 km y no incluir en sus platos alimentos transgénicos. Si quieres conocer mejor este movimiento puedes visitar su página web: http://slowfood.es/restaurantes-km0/.

 

 

Karlos Arguiñano en su huerta. Foto tomada de su página oficial de Facebook.

Share