Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General, Técnicas de cultivo  —  Etiquetas: , ,   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  06/05/2014 12:16

Cuando una semilla germina, atraviesa la capa de tierra y logra, con su pequeño brote, salir al exterior, empieza para ella un duro proceso con un único objetivo: crecer. Para ello necesita todos los nutrientes que el suelo pueda aportarle, pero, muchas veces, los suelos en maceta no son lo suficientemente ricos para ellas y es conveniente un aporte extra. Y las auxinas son un elemento clave.

Para estimular el crecimiento, podemos aportar a nuestras pequeñas plantas nutrientes u hormonas. Las hormonas que se encargan del crecimiento en vegetales son las auxinas. Estas fitohormonas regulan el crecimiento de las plantas. Podemos crear en casa auxinas ecológicas, preparando un agua de riego rica en auxinas y para ello, únicamente necesitamos 100 gr de lentejas. Dejamos en remojo las lentejas en un vaso de agua durante 8 horas. Transcurrido este tiempo, las colamos y reservamos el agua, pues ésta ya es rica en auxinas.

Ponemos las lentejas entre servilletas de papel ligeramente humedecidas y las dejamos hasta que desarrollen unos 3 cm de raíces. Cortamos las raíces y desechamos el resto. Machacamos las raíces en un mortero y las sumergimos en medio litro de agua durante 24 horas en un lugar oscuro. Las colamos y añadimos el agua a la reservada al principio. Y ya tenemos un compuesto rico en auxinas que, a su vez, mezclaremos con 1 l. de agua. La mezcla resultante será nuestra agua de riego estimuladora del crecimiento de las plantas.

                                                                  

Share
Categorías: General, Materiales didácticos, Técnicas de cultivo  —  Etiquetas: , ,   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  14/04/2014 10:13

Cuando hablamos de “abonado en verde” hacemos referencia a la utilización de cultivos de vegetación rápida, que se cortan y se entierran en el mismo lugar donde han sido sembrados y que están destinados especialmente a mejorar las propiedades físicas del suelo, a enriquecerlo con un “humus joven” de evolución rápida además de otros nutrientes minerales y sustancias fisiológicamente activas, así como a activar la población microbiana del suelo.

En líneas generales, los efectos favorables del abonado verde no acaban en el aspecto nutricional sobre el vegetal, sino que alcanzan a todos los componentes relacionados con la fertilidad global del suelo agrícola ya que:

  • Estimulan de forma inmediata la actividad biológica y mejoran la estructura del suelo, por la acción mecánica de las raíces, por los exudados radiculares, por la formación de sustancias prehúmicas al descomponerse y por la acción directa de las células microbianas y micelios de hongos.
  • Protegen al suelo de la erosión y la desecación durante el desarrollo vegetativo, y mejoran la circulación del agua en el mismo.
  • Aseguran la renovación del humus estable, acelerando su mineralización mediante el aporte de un humus más “joven” y más activo.
  • Enriquecen al suelo en nitrógeno, si se trata de leguminosas, e impiden, en gran medida la lixiviación del mismo y de otros elementos fertilizantes.
  • En su descomposición, se liberan o sintetizan sustancias orgánicas fisiológicamente activas, que tienen una acción favorable sobre el crecimiento de las plantas y su resistencia al parasitismo.
  • En los sistemas cerealistas, aseguran una mejor descomposición de la paja del cereal, al mantener el medio más húmedo, equilibrar la relación C/N y activar los microorganismos responsables de la misma.
  • Limitan el desarrollo de malezas, directamente por el efecto de la cubierta vegetal en sí misma e indirectamente porque ciertos abonos verdes tienen poder desherbante, como el alforfón (Fagopyrum esculentum), o la facelia (hacelia tanacetifolia).

 

ESPECIES UTILIZADAS COMO ABONOS VERDES

Aunque se pueden utilizar un número considerable de especies vegetales como abonos verdes, las tres familias de plantas más utilizadas para tal fin, son las leguminosas, las crucíferas y las gramíneas.

Las leguminosas son las más empleadas dada su capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico, en favor de los cultivos siguientes. Hay autores que afirman que las leguminosas además mejoran el terreno con la penetración de sus raíces y que incluso llegan a romper los terrenos más duros (las raíces de las leguminosas tienen más de 1 m de longitud).

Se emplean principalmente las especies de trébol blanco enano (Trifolium repens), trébol violeta (T. pratense), veza vellosa (Vicia villosa), habas (Vicia faba), altramuces (Lupinus sp.), meliloto amarillo (Melilotus officinalis), serradella (Ornithopus sativus), etc.; además de otras leguminosas tradicionales de interés para el sudeste español como los yeros (Vicia ervilia), las algarrobas (Vicia monanthos) y la almorta (Lathyrus satirum). Es frecuente el cultivo de leguminosas mezcladas con cereales u otras gramíneas: Veza+cebada; veza+avena; tréboles+raygrass; guisante forrajero+veza, etc.

Las gramíneas sembradas con las leguminosas, mejoran mucho el terreno y forman humus estable. Las raíces de las gramíneas mejoran el terreno ablandándolo en la superficie. En particular el centeno (Secale cereale) está indicado para siembra otoñal asociado a algarroba o habas. La avena (Avena sativa) está indicada para siembra de primavera, asociada con algarroba y guisante.

Las crucíferas tienen un desarrollo muy rápido proporcionando un buen abono verde cuando se dispone de poco tiempo entre cultivos. Son capaces de utilizar las reservas minerales mejor que la mayor parte de las plantas gracias a la longitud de su sistema radicular, acumulando importantes cantidades de elementos en sus partes aéreas que luego serán devueltos al suelo. Como especies más utilizadas está el nabo forrajero (Brassica napus var. Oleífera), la mostaza blanca (Sinapis alba), el rábano forrajero (Raphanus raphanistrum), etc. Se ha planteado también que las plantas de esta familia, con la acción de sus raíces, hacen asimilable por otras plantas el fósforo presente en el terreno en estado insoluble.

 

CARACTERÍSTICAS DESEABLES EN UN ABONO VERDE

Un abono verde ideal posee tres características importantes:

  • Un crecimiento rápido.
  • Follaje abundante y suculento.
  • Habilidad de crecer bien en suelos pobres.

 A más rápido crecimiento, mayor es la posibilidad de aptitud para ser introducido en una rotación y uso económico como medios de mejoramiento del suelo. Follaje abundante y raíces poderosas son, desde luego, algo necesario, y, como ya se ha mencionado antes, a mayor contenido de humedad en el abono verde, más rápida es la descomposición y más pronto se obtienen beneficios. Como la necesidad de materia orgánica es urgente, en especial en la tierra pobre, un cultivo jugoso tendrá grandes ventajas.

Share
Categorías: General, Técnicas de cultivo  —  Etiquetas: ,   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  07/04/2014 9:43

“Bocashi” es una palabra japonesa, que significa materia orgánica fermentada. En buenas condiciones de humedad y temperatura, los microorganismos comienzan a descomponer la fracción más simple del material orgánico, como son los azúcares, almidones y proteínas, liberando sus nutrientes. El Bocashi es un abono orgánico posible de obtener en tan sólo 7 días. Los materiales a utilizar son baratos y, por lo general, muy fáciles de conseguir.

Los beneficios de la incorporación de abonos orgánicos fermentados al suelo son diversos:

  • Se obtiene más rápidamente un compost descompuesto
  • Constituye una fuente de nutriente para las plantas, que son liberados gradualmente al mineralizarse los abonos orgánicos en el suelo
  • Aumenta el contenido de materia orgánica del suelo con los beneficios de mejora de la retención del agua, mejor trabajabilidad del suelo y aumento de la resistencia frente a la erosión
  • Representa una alternativa más económica que el uso de abonos químicos.

Como preparar el Bocashi:Bocashi

 

Share

“El compost es el producto de la descomposición natural de la materia orgánica, hecho por los organismos descomponedores (hongos, bacterias) y por pequeños animales detritívoros como lombrices y escarabajos.

El vermicompost en cambio, es el producto de la descomposición de la materia orgánica realizado únicamente por la actividad de ciertas especies de lombrices, principalmente las del género Eisenia. La más utilizada es la lombriz roja de california (Eisenia foetida), pues facilita que el proceso se realice más rápidamente.

Estas lombrices a través de los tubos digestivos, y con la acción combinada de microorganismos transforman la materia orgánica en un producto llamado vermicompost o humus de lombriz. Éste es un compost con una mejor estructura y un mayor contenido de nutrientes, con respecto al compost obtenido sin la intervención de las lombrices.

La presencia de este humus en los suelos garantiza la reserva de sustancias nutritivas para las plantas, favorece la absorción y retención del agua, facilita la circulación del aire limita los cambios bruscos de temperatura y humedad, bloquea a muchos compuestos tóxicos y provee alimentos a incontables y minúsculos animales que son la base de la cadena alimenticia.

La vida y el crecimiento de las plantas y animales, es posible gracias al trabajo secreto de los descomponedores, de forma que sin ellos no habría vida sobre la tierra. ” *

Más información de “Manual basico para hacer vermicompost”

http://www.ssreyes.org/acces/recursos/doc/Servicios_municipales/Medio_ambiente/1164241652_1162012123435.pdf

Share

Older Posts »