Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

: Blog de huertos urbanos : red de colaboradores

Exif_JPEG_PICTURE
Categorías: General, Materiales didácticos, Técnicas de cultivo  —  Etiquetas: , ,   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  14/04/2014 10:13

Cuando hablamos de “abonado en verde” hacemos referencia a la utilización de cultivos de vegetación rápida, que se cortan y se entierran en el mismo lugar donde han sido sembrados y que están destinados especialmente a mejorar las propiedades físicas del suelo, a enriquecerlo con un “humus joven” de evolución rápida además de otros nutrientes minerales y sustancias fisiológicamente activas, así como a activar la población microbiana del suelo.

En líneas generales, los efectos favorables del abonado verde no acaban en el aspecto nutricional sobre el vegetal, sino que alcanzan a todos los componentes relacionados con la fertilidad global del suelo agrícola ya que:

  • Estimulan de forma inmediata la actividad biológica y mejoran la estructura del suelo, por la acción mecánica de las raíces, por los exudados radiculares, por la formación de sustancias prehúmicas al descomponerse y por la acción directa de las células microbianas y micelios de hongos.
  • Protegen al suelo de la erosión y la desecación durante el desarrollo vegetativo, y mejoran la circulación del agua en el mismo.
  • Aseguran la renovación del humus estable, acelerando su mineralización mediante el aporte de un humus más “joven” y más activo.
  • Enriquecen al suelo en nitrógeno, si se trata de leguminosas, e impiden, en gran medida la lixiviación del mismo y de otros elementos fertilizantes.
  • En su descomposición, se liberan o sintetizan sustancias orgánicas fisiológicamente activas, que tienen una acción favorable sobre el crecimiento de las plantas y su resistencia al parasitismo.
  • En los sistemas cerealistas, aseguran una mejor descomposición de la paja del cereal, al mantener el medio más húmedo, equilibrar la relación C/N y activar los microorganismos responsables de la misma.
  • Limitan el desarrollo de malezas, directamente por el efecto de la cubierta vegetal en sí misma e indirectamente porque ciertos abonos verdes tienen poder desherbante, como el alforfón (Fagopyrum esculentum), o la facelia (hacelia tanacetifolia).

 

ESPECIES UTILIZADAS COMO ABONOS VERDES

Aunque se pueden utilizar un número considerable de especies vegetales como abonos verdes, las tres familias de plantas más utilizadas para tal fin, son las leguminosas, las crucíferas y las gramíneas.

Las leguminosas son las más empleadas dada su capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico, en favor de los cultivos siguientes. Hay autores que afirman que las leguminosas además mejoran el terreno con la penetración de sus raíces y que incluso llegan a romper los terrenos más duros (las raíces de las leguminosas tienen más de 1 m de longitud).

Se emplean principalmente las especies de trébol blanco enano (Trifolium repens), trébol violeta (T. pratense), veza vellosa (Vicia villosa), habas (Vicia faba), altramuces (Lupinus sp.), meliloto amarillo (Melilotus officinalis), serradella (Ornithopus sativus), etc.; además de otras leguminosas tradicionales de interés para el sudeste español como los yeros (Vicia ervilia), las algarrobas (Vicia monanthos) y la almorta (Lathyrus satirum). Es frecuente el cultivo de leguminosas mezcladas con cereales u otras gramíneas: Veza+cebada; veza+avena; tréboles+raygrass; guisante forrajero+veza, etc.

Las gramíneas sembradas con las leguminosas, mejoran mucho el terreno y forman humus estable. Las raíces de las gramíneas mejoran el terreno ablandándolo en la superficie. En particular el centeno (Secale cereale) está indicado para siembra otoñal asociado a algarroba o habas. La avena (Avena sativa) está indicada para siembra de primavera, asociada con algarroba y guisante.

Las crucíferas tienen un desarrollo muy rápido proporcionando un buen abono verde cuando se dispone de poco tiempo entre cultivos. Son capaces de utilizar las reservas minerales mejor que la mayor parte de las plantas gracias a la longitud de su sistema radicular, acumulando importantes cantidades de elementos en sus partes aéreas que luego serán devueltos al suelo. Como especies más utilizadas está el nabo forrajero (Brassica napus var. Oleífera), la mostaza blanca (Sinapis alba), el rábano forrajero (Raphanus raphanistrum), etc. Se ha planteado también que las plantas de esta familia, con la acción de sus raíces, hacen asimilable por otras plantas el fósforo presente en el terreno en estado insoluble.

 

CARACTERÍSTICAS DESEABLES EN UN ABONO VERDE

Un abono verde ideal posee tres características importantes:

  • Un crecimiento rápido.
  • Follaje abundante y suculento.
  • Habilidad de crecer bien en suelos pobres.

 A más rápido crecimiento, mayor es la posibilidad de aptitud para ser introducido en una rotación y uso económico como medios de mejoramiento del suelo. Follaje abundante y raíces poderosas son, desde luego, algo necesario, y, como ya se ha mencionado antes, a mayor contenido de humedad en el abono verde, más rápida es la descomposición y más pronto se obtienen beneficios. Como la necesidad de materia orgánica es urgente, en especial en la tierra pobre, un cultivo jugoso tendrá grandes ventajas.

Share
Categorías: General, Materiales didácticos  —  Etiquetas:   —  Alvarez de Arcaya Asier  —  31/03/2014 11:23

Desde hace generaciones los agricultores han ido intercambiando y guardando sus propias semillas, manteniendo así las variedades autóctonas y creando una diversidad biológica importante. La importancia de la conservación de nuestras semillas esta infravalorada, pero es lo que nos ha permitido hasta ahora mantener las variedades de cultivo de la región. La modernización de la agricultura ha acarreado una perdida de la agricultura tradicional y con ello se ha perdido la costumbre de mantener las variedades locales y se accede más que nunca a la compra de variedades, en muchos casos modificados genéticamente, que prohíben mediante la patente de esas variedades su resiembra, asegurándose así la compra anual de sus semillas.

Aun así hay nuevos agricultores con una mayor conciencia ecológica y nacen cada vez más iniciativas como la de la red de semillas, una organización dedicada a promover la resiembra y la conservación de la diversidad agrícola. Entre la sociedad de consumidores también crece la demanda de productos ecológicos ya que la preocupación por mantener una dieta sana y respetuosa con el medio va en aumento.

Por eso es importante que a nivel local se empiecen a reutilizar especies autóctonas que recuperen las variedades locales. Es importante que se conozcan los métodos de extracción y conservación de semillas, por eso a continuación damos unas pequeñas pautas para ello:

 

RECOLECCION:

Llegado el cultivo a sus últimas fases, comienzan las tareas específicas de recolección que influyen de gran manera en la producción y calidad de las semillas. La maduración de las semillas se ve acelerada por el tiempo seco, con temperaturas moderadamente altas y humedad baja; por contra el tiempo húmedo con temperaturas bajas y humedad alta alarga la maduración. La recolección temprana detiene el proceso de maduración y puede afectar negativamente la calidad de la semilla; la recolección tardía aumenta los rendimientos en semilla, pero aumentan también las pérdidas desde el momento en que se alcanza la madurez óptima.

En frutos secos se incluyen los que se recogen de vainas o de infrutescencia. La recolección comienza con la siega de la infrutescencia, normalmente se corta la mayor parte de la planta y se deja secar antes de extraer la semilla.

En frutos carnosos, la recolección y extracción de las semillas admite más posibilidades, los frutos se pueden secar antes de extraer la semilla o se puede hacer una extracción húmeda.

La extracción húmeda, es frecuente en cucurbitáceas y solanáceas, puede ser con maceración de todo el fruto como en sandía, tomate, pepino, berenjena; o por extracción directa de las semillas como en melón, calabazas y pimientos. Después siempre hay una fase de lavado con agua corriente para separar la piel de la pulpa, sobre un tamiz se retienen las semillas.

 

ALMACENAMIENTO:

Después de secas las semillas, es necesario conservarlas con las máximas garantías para asegurar el poder germinativo. El almacenamiento representa el nexo de unión entre años, cultivos y generaciones. Puede ser corto, de algunas semanas o hasta la época de siembra, o para diversos años.

Depende de las condiciones de almacenamiento de las semillas pueden tener un periodo de duración máximo para una capacidad germinativa aceptable.

 

 SUBSTRATOS DE PLANTACION:

Hay plantas que de forma natural germinarían sobre hojas en descomposición, sobre arena, sobre arcillas húmedas, o sobre otras plantas vivas. Cada una necesitará un substrato totalmente distinto. Es por ello que, dependiendo de la elección de los materiales elegidos para hacer el substrato y de su manejo posterior, tendremos mayor o menor éxito en la nascencia de nuestras plantas. Una parte importante de la producción de plantas hortícolas se produce en viveros, y para ello se utilizan substratos para obtener un medio con las características físicas y químicas deseadas. Definimos el substrato en términos viverísticos como aquel o aquellos materiales que nos van a servir de soporte y alimento de la planta durante su desarrollo inicial. Las raíces surgirán y se desarrollarán en él.

 

Más informacion:

http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/1337160921semillas_baja.pdf

Share
Categorías: Materiales didácticos  —  Etiquetas: ,   —  Galemys S.L.  —  07/03/2014 7:58

Os presentamos una unidad didáctica en castellano para trabajar el huerto escolar dirigida a escolares de Educación Primaria. Incluye actividades con metodología diversa sobre el diseño y organización de los cultivos, siembras y plantaciones, semillas, fauna y flora del huerto, etc. Pero también se tratan temas más transversales como el hambre,  la desnutrición, los sistemas de producción, los mercados locales e internacionales y la soberanía alimentaria.

 

 

 

Os la podéis descargar en la siguiente dirección:

http://vsf.org.es/sites/default/files/unidad_d_huerto_escolar.pdf

 

 

 

 

 

En euskera está disponible otra unidad didáctica que la encontraréis en:

http://vsf.org.es/sites/default/files/eskola_ortua_vsf.pdf

 

Share
Categorías: Materiales didácticos  —  Etiquetas: ,   —  Galemys S.L.  —  20/02/2014 12:14

 

Este es el título de una publicación de la FAO (2006) para ayudar, apoyar y orientar a padres, madres, profesores y otros miembros de la comunidad interesados en poner en marcha un huerto escolar o mejorar el que ya tienen. Está dirigido a trabajar el huerto con escolares de entre 9 y 14 años. En esta guía se proporciona información sobre la ubicación del huerto, la preparación del terreno, qué cultivos implantar, rotaciones, desarrollo y cuidado de los mismos y la preparación y elaboración de los alimentos del huerto. Pero además se trabaja la motivación, participación y desarrollo de la conciencia ambiental con los escolares y se dedican varios capítulos a dirigir, planificar y organizar el huerto. También se ofrecen sugerencias prácticas, experiencias entorno a los huertos en diferentes países, consejos e ideas y actividades para llevar a cabo en el aula.

Podéis consultar y descargar la publicación en el siguiente enlace:

http://www.fao.org/docrep/009/a0218s/a0218s00.HTM

Share

Older Posts »